Archivo digital de la revista marxista Nuevo Claridad

Agrupar a la militancia en torno al proyecto de Alberto Garzón

Declaración de Ahora o Nunca Madrid. 11 de abril de 2015

La situación en Izquierda Unida Federal se agrava por momentos. Eso era previsible, llevamos meses explicando cómo iban a evolucionar las cosas, pero seguimos padeciendo la maldición de Cassandra, cuyas profecías no eran creídas a pesar de cumplirse.

 El paso que ha dado un sector de la Comisión Ejecutiva (incluida la Secretaría de organización) al preparar el terreno para amparar la lista a las municipales de Madrid del partido Bankia es cualitativo en la evolución de la crisis de IU. Esta violación de resolución de la última reunión de la Presidencia Federal rompe toda organicidad e implica inevitablemente al Coordinador General, si no desmiente sus declaraciones que ha recogido la prensa afirmando que “en Madrid nos presentaremos bajo las siglas de IU”.

Sería aún más grave si no se produce una desautorización inmediata de la última (por ahora) expresión de rastrero oportunismo político al haber comprado (literalmente) la marca “Ganemos” a los mismos desaprensivos que han evitado que fuese usada por los movimientos sociales que la crearon, y ahora anuncian este nombre como marca electoral de IUCM y pretenden extenderlo a otras federaciones.

A esto debemos unir la suspensión del acto previsto para este sábado día 11 en Madrid de apoyo a Alberto Garzón por imposiciones del partido Bankia-Izquierda Abierta.

A una parte de los dirigentes críticos parece que les está costando reaccionar, y eso pondría en grave riesgo esta lucha contra la degeneración. Debemos entender que se trata de una batalla política y que es de vida o muerte para IU y, por tanto, debe librarse en el terreno político y con todas las armas a nuestra disposición.

No estamos ante la incompatibilidad de “los dos proyectos de IU”, porque no se trata de distintos puntos de vista, sino una expresión de la lucha de clases en el seno de IU. Con todas las distorsiones que tiene, pero es el enfrentamiento entre la presión de los intereses de nuestra clase, por un lado, y los del régimen del 78 por el otro.

No hay secretos, es como cualquier proceso que afecta al rumbo de la historia: el motor es la lucha de clases y no debemos perderlo de vista, o fracasaremos.

El problema es que, como en la lucha de clases, cuando una oportunidad se pierde NO HAY CONVOCATORIA DE SEPTIEMBRE. El enemigo no espera tranquilamente, sino que aprovecha para destruir al adversario. Y, en esto, la reacción siempre muestra una mayor decisión (o falta de escrúpulos) y carácter implacable.

NOS QUIEREN DESTRUIR y debemos reaccionar para evitarlo. Llevamos tiempo explicando esto, pero algunos de los compañersos y compañeras decisivas en esta lucha, deben asumir esta realidad y actuar en consonancia con la gravedad. Y no podemos refugiarnos en ideas como que “el PCE es la alternativa”, sería un error, pues el PCE es lo mismo que IU a estos efectos, ambas organizaciones están atenazadas por los mismos males, o ambas serán alternativa o ambas naufragarán. La crisis es inseparable, es de ambas organizaciones y afecta al conjunto del Estado español.

Parece que algunas personas creen que hay que esperar a “después de las elecciones” para dar un paso decisivo en la lucha, pero “los conspiradores” saben eso hace tiempo y no están esperando, al contrario lo están precipitando todo y el silencio, la inacción, les dejan el terreno libre.

No hay duda, dentro de unos meses la IU que conocemos ahora no existirá, pero el rumbo no está decidido y con nuestras modestas fuerzas tenemos mucho que decir en esta batalla y no hace falta insistir que lo que nos estamos jugando es de vital importancia para el futuro.

En consecuencia proponemos lanzar una declaración política en todo el Estado para agrupar a la militancia de IU que quiere un cambio democrático y combativo de la organización, sobre la base de estos puntos, que son un simple apunte de la propuesta a elaborar:

Los resultados de las elecciones andaluzas muestran la evidencia de que IU sigue siendo imprescindible para articular el frente de izquierdas capaz de conquistar el cambio social que anhela el pueblo. Pero, al tiempo, es un aviso apremiante de la necesidad de hacer una urgente y profunda reflexión, que desemboque en cambios internos inaplazables en la organización federal y en el conjunto de las federaciones.

La unidad de la izquierda no es una opción, es la única posibilidad de plantar cara al bipartidismo. La división o la debilidad frente a los partidos del régimen del 78 les daría la ocasión de recomponerse y perderíamos una oportunidad histórica de impulsar un proceso constituyente. En consecuencia, quienes torpedean este proceso de unidad le hacen el juego al régimen bipartidista monárquico.

En este contexto, es necesario reafirmar que los procesos que han llevado a candidaturas, que han ganado limpiamente elecciones primarias en diversos municipios y comunidades autónomas, no pueden ser boicoteados, tal como se está produciendo en algunos casos, y requieren del apoyo del conjunto de la organización federal. Especialmente declaramos que la candidatura encabezada por Mauricio Valiente es nuestra candidatura en la ciudad de Madrid, y llamamos a que los órganos federales de IU respalden esa opción sin ambigüedades, respetando el acuerdo tomado por la Presidencia Federal.

IU Federal carece de una dirección política y organizativa a la altura de las circunstancias. La alianza sin rubor entre el Partido Bankia, Izquierda Abierta y sectores ligados directamente al PSOE, están llevando a cabo un boicot desde la CE Federal de IU contra la candidatura de Alberto Garzón, y lo que está representa de apuesta por una política de izquierdas frente al bipartidismo y de unidad para derrotar al PP. El primer paso de esa estrategia fue el boicot a las primarias para elegir la cabeza de candidatura a las elecciones generales. Quienes sabían que sufrirían una derrota humillante frente a Alberto, como la habían sufrido en Madrid, han recurrido a “sus amigos” de PRISA y del “club de la ceja” para orquestar una campaña que impida que la voluntad de nuestra militancia y electorado que expresa el proyecto que encarna Alberto Garzón pueda materializarse.

Por todo ello, exigimos la convocatoria inmediata de una Asamblea Federal Extraordinaria.