Archivo digital de la revista marxista Nuevo Claridad

Comentarios a la ponencia oficial (24 de octubre de 2012)

“Por primera vez en sus 26 años de historia, IU tiene la posibilidad de jugar un papel realmente determinante”, se afirma en el documento político de la X Asamblea Federal. Precisamente porque compartimos estas palabras del documento, es obligatorio exponer las críticas y enmiendas al texto sin rodeos, ya que las decisiones que se adopten en esta X Asamblea serán fundamentales para que seamos o no capaces de jugar ese papel.

 

Nunca se había celebrado una Asamblea de Izquierda Unida en un contexto semejante al que estamos viviendo, con una crisis tan profunda y general del capitalismo. La situación propicia los debates de mayor calado desde la formación de IU, en los que conviene huir de inercias y rutinas. Somos la fuerza más sensible a los cambios que estamos viviendo y, si actuamos bien, podríamos contribuir a la reorganización política y sindical de la izquierda, y a fraguar una alternativa capaz de acabar con el gobierno del PP y poner las bases de la transformación de la sociedad.

 

La paradoja de la situación que vivimos es que, junto con la crisis del capitalismo, también ha salido a relucir una profunda crisis de la izquierda a escala internacional. Recordando a Séneca, no hay viento favorable para el navegante que no sabe a dónde va. Por eso, lo más importante es aclarar cuál es el objetivo de nuestra lucha. La bancarrota del capitalismo, su incapacidad para satisfacer las necesidades de la inmensa mayoría de la sociedad, la guerra, el hambre, e incluso el peligro que está suponiendo para la supervivencia del planeta como un lugar habitable, exigen una alternativa: el socialismo. Pero, ironía de la historia, ninguna de las grandes organizaciones de la clase trabajadora se atreve a defenderlo como alternativa frente al fiasco del sistema capitalista.

 

Ante el fracaso de la socialdemocracia y de las políticas keynesianas, así como de los derroteros seguidos por la Unión Soviética o China, las direcciones de la mayoría de las organizaciones de la izquierda no han sido capaces de elaborar una explicación global y dar una alternativa a lo que está sucediendo. Actúan arrastradas por acontecimientos que no previeron y se obsesionan por tratar de regresar al pasado, a una época que es imposible resucitar, atenazados por el vértigo de lanzarse a una lucha por una nueva sociedad.

 

No se trata de que primero volvamos a una suerte de neokeynesianismo ni a un nuevo pacto social por un reparto más justo de la riqueza, para luego, luchar por el socialismo. Eso es una quimera. La tarea actual es defender el socialismo como una cuestión práctica, pues es el programa que debería aplicar desde el primer día cualquier gobierno de izquierdas, si quiere de verdad resolver los problemas que acucian a la mayoría de la sociedad.

 

Junto con esta crítica, hemos aportado nuestra propuesta económica, recogida en el anexo que acompaña al documento económico que sirve de base a la discusión federal, y un nutrido número de enmiendas. Esperamos con ello contribuir a fomentar un buen debate político en beneficio de todos los compañeros y compañeras de IU.

 

Descargar articulo completo