Archivo digital de la revista marxista Nuevo Claridad

Un nuevo periodo

Decía un compañero de Izquierda Unida que los tiempos no están cambiando, sino que ya han cambiado. Y es precisamente este nuevo escenario el que debemos conocer y analizar para entender qué ha pasado en las elecciones municipales andaluzas, qué está pasando en la sociedad y en las calles. Porque el periodo nuevo en que hemos entrado exige saber dónde estamos para no errar en el camino a tomar.

Los resultados electorales en estas Elecciones Municipales (En Andalucía sólo se celebraban municipales) consolidan la tendencia de ruptura con el bipartidismo, con el régimen emanado de la “mal llamada Transición”. Esto no es más que un reflejo de los posicionamientos que se están dando en la sociedad, las luchas de las Mareas, el 15M, contra los desahucios, etc., que va encontrado su expresión política.

 El Partido Popular retrocede

Por una parte, el Partido Popular, el partido de la burguesía española, sufre un retroceso evidente, por eso las élites dominantes han fortalecido la aparición de candidaturas que le combaten en su propio terreno electoral, como Ciudadanos, con la idea de frenar la caída del voto de centro-derecha. En Andalucía la derecha organizada es, tradicionalmente, muy débil. Favorecida por la inexistencia de otros partidos de la burguesía conservadora, la derecha ha tirado de abstención, y en ocasiones ha buscado fórmulas alternativas sin éxito ninguno.

En la actualidad ha aparecido Ciudadanos, un partido con marcado carácter de derechas que, haciendo gala y bandera de tradicionales postulados del PP como la unidad de la patria o limitar el acceso de los inmigrantes a la sanidad, trata de ocupar las posiciones que pierde el principal partido de la burguesía centralista.

Del apoyo recabado por el PP en 2011, no todo lo que ha perdido el pasado 24 está yendo a C’s. En 2011 el PP consiguió en los comicios autonómicos 1.604.170 votos y 3.149 concejales. El pasado 24 de mayo ha pasado sin embargo a 1.159.871 y 2.681 concejales (444.299 votos menos y 468 concejales menos), es decir, pierde casi un 28% de votos y casi un 15% de concejales. Pero C’s gana 205.847 votos y 166 concejales, es decir, que no está recogiendo toda la pérdida del PP, de PA o UPyD.

Y el PSOE sigue perdiendo votos

Por otra parte, el PSOE continúa su particular “aterrizaje suave”, después de los batacazos electorales de 2011 y 2012. Sigue perdiendo apoyos, pero de forma muy moderada, dado que el nuevo giro en la sociedad está gravitando hacia posicionamientos políticos mucho más a la izquierda.

Así, el PSOE-A ha pasado de 1.324.278 votos y 3.855 concejales, a 1.318.517 votos y 4.081 concejales. Su aumento de concejales se explica por el aumento de la abstención. Pero lo verdaderamente importante aquí es que la tendencia a la pérdida de voto del PSOE, aunque muy moderada, sigue su curso.

Sombras y luces del resultado de IU

Izquierda Unida ha quedado como tercera fuerza en Andalucía en estas municipales, y de alguna manera este resultado pone en valor el monumental esfuerzo de nuestra militancia y asambleas de base. En los comicios municipales las Asambleas de Base tienen un mayor peso específico, y representan con mayor peso la iniciativa, el valor y la lucha de la militancia de base, en los resultados. No es lo mismo el peso que una Asamblea como la de El Arahal, o Los Palacios, pueda tener en unas elecciones autonómicas andaluzas, que el que pueda tener de cara a las municipales, donde han pasado de gobernar en minoría a espectaculares mayorías absolutas en dos de los tradicionales bastiones del PSOE.

Sin embargo, esta lectura no debe impedirnos ver que también existe una tendencia general que, salvo casos puntuales, afecta a los municipios y a los particularismos. IULV-CA obtiene 423.172 votos de los 488.046 votos obtenidos en 2011. Y pasa de 1.104 concejales a 1.064. Estamos hablando de una pérdida de una pérdida de 64.874 votos, diez veces más que lo perdido por el PSOE en un momento en que se produce un claro giro a la izquierda en la sociedad.

La entrada en el gobierno con el PSOE en 2012 ha pasado factura, es una lección que debemos aprender. Y no tanto por el hecho de entrar a formar parte de un gobierno en coalición, sino porque han sido muchas de ocasiones para haber roto dicho gobierno, que aplicó el programa del Partido Socialista de recortes, y denunciar que bajo las condiciones que imponía el PSOE era prácticamente imposible llevar a cabo políticas de izquierdas.

De hecho, nuestro mayor logro, y prácticamente el único, que es la reforma de la ley de la vivienda mediante el Decreto-Ley de la Función Social de la Vivienda, se ha paralizado en el TC a favor de los especuladores, lo que demuestra que los resortes del Estado Burgués no pueden superarse a golpes de BOEs o BOJAs.

Las candidaturas del ámbito de la izquierda que se han presentado sin convergencia con Izquierda Unida han obtenido más de 132.000 votos, y en todas las capitales de provincia excepto en Huelva han ganado a los candidatos de Izquierda Unida.

Y ahí es donde se ubica el lastre que hemos arrastrado en IULV-CA, en que, como fuerza tradicional de la izquierda y con un proyecto que nació de la unidad de la izquierda y la convergencia con otros agentes políticos y sociales, deberíamos haber sido impulsores de candidaturas unitarias, pues el objetivo inmediato es quitar al PP de las instituciones, pero también al PSOE de los ERE’s y los recortes.

No es este el espacio para explicar el por qué no se han podido llevar a cabo candidaturas unitarias entre las diferentes plataformas de GANEMOS, PODEMOS e IU. Pero si tenemos en cuenta el efecto que han tenido en las ciudades en donde sí se ha batallado unidos, como Barcelona, Madrid (porque la militancia de IU en Madrid estaba en Ahora Madrid, y no en el secuestro de siglas presentado por Raquel López), A Coruña, Alicante o Zaragoza, donde la unión no ha sumado, sino multiplicado, estaríamos hablando de que en las capitales de provincia de Andalucía los resultados hubieran sido muy diferentes.

La Unidad de la Izquierda y nuestra clase como motor de cambio

Esto debe llevarnos a sacar conclusiones de cara a las Generales, o incluso de cara a una repetición de los comicios en Andalucía, dado que el enemigo no es PODEMOS, ni EQUO, ni GANEMOS, ni IULV-CA… el enemigo común son las correas de transmisión de la troika, del capitalismo mundial, de la caverna mediática, que en Andalucía son PP, pero también el aparato del PSOE y sus casos de corrupción.

Por supuesto, no podemos caer en el viejo error de identificar al PP y al PSOE. El problema del partido socialista es que sus dirigentes ni cuestionan el régimen ni el sistema capitalista, y las consecuencias prácticas de esto es que, a la hora de la verdad, sólo acaban haciendo la misma política económica y aplicando recortes similares a los del PP. En otras palabras, carecen de alternativa real a la política del PP y de la Troika, y acaban decepcionando a sus militantes y a sus votantes. 

Sus dirigentes reducen su papel a la alternancia con el PP, pero sin cuestionar lo fundamental. El quid de la cuestión es que ni el régimen ni el sistema pueden ya garantizar unas condiciones de vida digna, empleo decente, sanidad y educación públicas, etcétera, y la mayoría de la clase trabajadora está empezando a buscar una alternativa. Y eso es lo que hay que construir, una alternativa, empezando por acabar con la división de la izquierda que lucha, y continuando por aplicar un programa que ponga los grandes recursos productivos en manos de la mayoría social. Es necesario tomar conciencia de que gestionar el poder político sin controlar el poder económico, nos aturde en la rutina institucional, y nos puede conducir al cretinismo institucional.

Hay que aprovechar esta oportunidad

Están apareciendo nuevas capas de jóvenes de las clases trabajadoras que están avanzando. Y en este ambiente debemos ser audaces. Y en el seno de la clase trabajadora se están dando movimientos que están despertando a muchos sectores, e incorporándolos a la política.

Tenemos como labor inapelable abrir las puertas de la participación y la lucha política, ahondar la brecha que se abre poco a poco entre las masas y las instituciones del régimen y el sistema, no para destruir todo tipo de régimen, sino para llenarlo con un contenido nuevo, arrancando las decisiones políticas de los despachos de los concejales y los plenos, y ponerla en manos de la clase trabajadora organizada y de los sectores más humildes de la sociedad; de combatir las decisiones económicas que arruinan a las familias, les cortan la luz o las echan de sus casas, para poner la economía al servicio de las personas.

En esta labor, porque no hay otro remedio, vamos a ganar. La pregunta es si ahora, que se abre ante nosotros una oportunidad histórica de empujar los acontecimientos hacia adelante, vamos a aprovechar esa oportunidad, o si tendremos que esperar a la siguiente. 

Es la hora de consolidar estas victorias, para hacerlas irreversibles, conquistando el apoyo ilusionado y consciente de la mayoría de la sociedad.

Se habla mucho del proceso vivido en Grecia con Syriza, y desde luego es algo a emular, pero tengamos en cuenta que Syriza se construyó con un proceso de unidad, sí, pero también con más de 30 huelgas generales en un período de 5 años. No son las tertulias televisivas lo que nos dará la opción de construir nuestra propia Syriza, sino la lucha, el programa y la unidad.

Ser el catalizador de un gran proceso de transformación social que late en nuestra sociedad, ese es el reto inaplazable al que nos enfrentamos hoy  IULV-CA.

La unidad nos acerca a aprovecharla. 

¡¡Por la unidad de las izquierdas, por el triunfo de la izquierda!!

 

Sergio Sánchez, coordinador local IU-Bollullos de la Mitación.