Archivo digital de la revista marxista Nuevo Claridad

El Gobierno la llama Ley de Seguridad Ciudadana, aunque la podría llamar, Ley de defensa de los ricos (entre quienes hay un buen puñado de corruptos). Una ley infame que pretende criminalizar la protesta ciudadana y amordazar las voces críticas y contestatarias. Este ataque furibundo contra un pueblo harto de injusticias, sólo se puede comprender desde el punto de vista de las élites atrincheradas en sus palacios, con un miedo espantoso a perder sus privilegios.

Este miedo proviene de la pérdida del consenso en torno de esta impostura que llamamos “democracia”. El pueblo está harto de un sistema que protege al corrupto, pero que aplasta al necesitado. Y si no pueden hacernos tragar lo que hemos de pensar, nos harán callar a golpe de cárcel, porra de policía y sanciones. No olvidemos tampoco que desde determinados círculos de la derecha ultramontana, también se está proponiendo la redacción de una nueva ley de huelga, que de hacerse realidad, evidentemente significará un retroceso enorme en la lucha económica de la clase trabajadora. Queda bien patente el viejo dicho, la ley siempre sirve al poderoso.

Al fin y al cabo, en este conflicto entre el pueblo y las oligarquías económicas y políticas, todo se reduce a una simple dicotomía: la supervivencia de nuestros derechos o el mantenimiento de sus privilegios, no hay alternativa. Ellos lo saben, y están dispuestos a todo, si les dejamos, la próxima normativa será la implantación de una nueva ley de fugas.

Marina Albiol es diputada a las Cortes Valencianas por I.U.P.V.

Articulo publicado en "El Periódico Mediterráneo" 

http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/opinion/ens-tenen_848470.html