Archivo digital de la revista marxista Nuevo Claridad

Balance de la X Asamblea Federal de Izquierda Unida

 

No cabe ninguna duda, la nueva época de la lucha de clases que estamos viviendo, está teniendo una influencia directa en las filas de Izquierda Unida. Siempre hemos dicho que nuestra organización es la más permeable y sensible a los cambios en el ambiente de nuestra clase y así se ha puesto en evidencia en la Asamblea Federal. La tendencia burocrática y acomodada al sistema (que representa con fidelidad la capa de funcionarios políticos y sindicalistas de Madrid) no se ha atrevido a abrir la boca en los debates. Cada vez aparecen más como una rémora del anquilosamiento del pasado, empeñados en asirse al pacto social y vociferar contra cualquier movimiento (como el 15 M o la PAH) que amenaza sus privilegios.

 Izquierda Unida camina ya por otro sendero. Como dijo Henar Moreno en su intervención, hace cuatro años la organización estaba cuestionada desde fuera (la prensa, el PSOE….) y desde dentro. Tanto es así que algunos, por distintos motivos pero con el mismo análisis, se apresuraron a abandonar el barco: Inés Sabanés, Rosa Aguilar o Izquierda Anticapitalista.

 El auténtico debate en esta asamblea, en el terreno político quedó demarcado ya en el proceso previo: La alternativa económica y la propuesta de gobierno y, en consecuencia, el camino a recorrer para ello.

 En la alternativa económica se centró en la discusión de si basta con oponer, a la crisis, un Nuevo Modelo Productivo, en los márgenes del sistema (aunque lo plantean como “un período de transición”), o debemos oponer un nuevo sistema de producción: el socialismo. En el político, se defiende la opción tomada en Andalucía, de gobernar con el PSOE administrando la miseria (a lo que se apunta la dirección de IUCM, por ejemplo), o defender un gobierno que lleve a cabo un programa socialista. 

                                 

La Coordinadora Sindical de Madrid se ha unido a la convocatoria de una jornada de huelga general para este 14 de noviembre haciéndola coincidir con las convocatorias de otras organizaciones sindicales en el resto del estado así como en otros países europeos. La CSM entiende que es muy importante confluir a nivel supraestatal con las luchas de la clase trabajadora europea e ir trabajando en la presentación de un frente común de clase frente a las políticas emanadas desde Bruselas, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que está haciendo retrotraer las condiciones laborales a las épocas iniciales del capitalismo. Los derechos adquiridos durante todos estos años están siendo aniquilados bajo el pretexto de calmar a los mercados, burlando las mas elementales normas de la democracia por la que miles de trabajadores y trabajadoras dieron sus vidas.

Agradeciendo de antemano el compromiso de la ponencia del documento económico por recoger parte de la aportación que hicimos al debate de la X Asamblea Federal, es nuestra intención señalar los puntos que consideramos decisivos de nuestro desacuerdo con el planteamiento del documento base y que, a nuestro entender, no se modifican de forma consecuente:

a) La defensa de un Nuevo Modelo Productivo Alternativo (NMPA), necesariamente, supone una propuesta de gestión distinta dentro de los estrechos márgenes del capitalismo, fundada en una economía mixta, como una etapa de transición a una lucha posterior por el socialismo. Es decir, una concepción en etapas: primero tenemos un modelo capitalista más democrático y eficiente y después ya lucharemos por medidas socialistas.

b) Eso supone, generar unas falsas esperanzas en la posibilidad de resolver los problemas de la crisis en el marco capitalista y, en consecuencia, la renuncia expresa a plantear el socialismo como la única alternativa posible al desastre capitalista, como una tarea práctica urgente para un gobierno de la izquierda, y se convierte en un objetivo abstracto a largo plazo. Es muy distinto a un programa que incluya, como un conjunto la lucha por ambas cosas, las reformas y el socialismo, en el mismo proceso. Puede ayudar a expresar esta idea dialéctica lo siguiente:

“No existen dos luchas distintas de la clase obrera, económica una y política la otra, sino una única lucha de clases, que tiende simultáneamente a la disminución de la explotación capitalista dentro de la sociedad burguesa y a la abolición de la explotación junto con la sociedad burguesa.”  (Rosa Luxemburgo: Huelga de masas partido y sindicatos)

Con ese objetivo presentamos una enmienda que resume dichos puntos y nuestra alternativa, y que se suma al conjunto de enmiendas que hemos promovido

Comentarios a la ponencia oficial (24 de octubre de 2012)

“Por primera vez en sus 26 años de historia, IU tiene la posibilidad de jugar un papel realmente determinante”, se afirma en el documento político de la X Asamblea Federal. Precisamente porque compartimos estas palabras del documento, es obligatorio exponer las críticas y enmiendas al texto sin rodeos, ya que las decisiones que se adopten en esta X Asamblea serán fundamentales para que seamos o no capaces de jugar ese papel.

Balance de la IX Asamblea de IU-Comunidad de Madrid

                             

“Si lográis cambiar la organización, me afilio al día siguiente”. Cuántas veces habremos escuchado esas palabras, a las que respondíamos con un: “si te unes a IUCM ahora, seguro que lo logramos”. Afiliarse para cambiar IU, cambiar IU para ganar afiliación. Parecía el dilema del huevo y la gallina, ¿cuál fue primero? La IX Asamblea de IUCM ha dado la respuesta: si se hubieran afiliado el cambio ya habría ganado y, si se afilian, el cambio será imparable.

 

Los medios de comunicación destacaban el “triunfo” del PP en Galicia, mientras en la calle Génova, “celebraron el éxito”. Nada podría asemejarse más a la fábula rusa del idiota que entonaba himnos fúnebres en las bodas y alegres canciones en los funerales, ya que estos resultados electorales anuncian el funeral del gobierno del PP, siempre y cuando tenga enfrente una oposición política y sindical que merezca ese nombre.

Si algo demuestra que hemos entrado en una época distinta de la historia es la Huelga General del pasado día 14. Hace mucho tiempo que la clase obrera juega con desventaja en su lucha por defender sus derechos frente a la patronal, los banqueros y sus gobiernos, hace mucho tiempo que la burguesía europea coordina sus ataques, bajo la batuta del capitalismo alemán, contra las familias obreras. Tengan las contradicciones que tengan entre ellos (y claro que las tienen) defienden un interés común: robar a los pobres para entregarlo a los ricos. En términos más económicos: operar un gigantesco trasvase de recursos económicos de las rentas del trabajo a las rentas del capital. Y esto lo hacen a través de diversos medios, tomando medidas legislativas, convirtiendo las deudas privadas en deuda pública, rebajando los sueldos, aumentando la explotación, arrojando a millones al paro, abaratando el precio de la fuerza de trabajo, reduciendo los gastos sociales..., en definitiva incrementando la plusvalía, aumentando la rentabilidad de las inversiones DEFENDIENDO CON INTRANSIGENCIA SUS INTERESES DE CLASE POR ENCIMA DE LAS FRONTERAS NACIONALES EUROPEAS.

La fotografía es del Archivo histórico del PCE. Corresponde al momento en que el Comité Central del Partido, el 15 de abril de 1977, acepta la monarquía y la bandera rojigualda

El VI Encuentro de IU por la Base reunido en El Coronil celebra la convocatoria de la HUELGA GENERAL del 14-N. Una convocatoria necesaria que culmina una campaña de movilizaciones que han marcado la agenda política y social de los últimos meses.

La ocupación de fincas (Somonte y Las Turquillas), la Marcha Minera, la Marcha Obrera “Andalucía en Pie”, el 15-S, el 25-S, la huelga general del 26-S en Euskal Herria, las protestas contra los recortes de las diferentes mareas… han incidido en la realidad y han determinado que el 14 de noviembre tengamos una nueva y más que necesaria huelga general.

Este encuentro decide apoyar la huelga general del 14-N y pondrá todos sus recursos humanos al servicio del éxito de esta gran movilización obrera que debe convertirse también en una huelga política, social y de consumo que paralice la vida ciudadana y cuestiones la legitimidad de un Gobierno que hace lo contrario de lo que prometió.