Archivo digital de la revista marxista Nuevo Claridad

Estamos en vísperas del quinto aniversario del 3 de marzo de 1.976 y la clase obrera de Vitoria y de todo el Estado español, debemos recordar los hechos de aquella fecha, el proceso de lucha que los motivaron y las experiencias de una de las últimas grandes luchas del período franquista, que indudablemente tuvo una importancia decisiva en la caída del gobierno de Arias Navarro y en lo que se ha llamado "Proceso de Transición Democrática".

La lucha de Vitoria y el desenlace, no fue algo aislado del proceso que se estaba produciendo en el resto del Estado. Casi al unísono, se produjeron los de Elda,..., que reflejaban, por una parte, el ambiente entre la clase obrera y su conciencia del cambio de la sociedad, que arrastraba a otras capas de la población, como el campesinado y la pequeña burguesía. Por otra parte y como reacción a este movimiento revolucionario, se producían las actuaciones histéricas de una burguesía que veía como perdía el control de la situación y su poder.

"En estos meses de huelga hemos descubierto que el único camino verdadero para el obrero es la unión y la lucha. Y, precisamente porque hemos roto con el miedo, nos han dado el escarmiento de los asesinados, heridos, despedidos y detenidos. Es muy peligroso que los obreros pierdan el miedo, porque el mundo sería nuestro en cuatro días; esta es la explicación de la masacre de Vitoria. No conviene que los esclavos se rebelen y rompan las cadenas, porque entonces peligra la situación de los ricos, de los que viven bien, de los que amontonan millones sin trabajar, de los que gobiernan apoyados en los fusiles, en los tanques y en la fuerza.

La experiencia de estos meses nos ha demostrado que podemos triunfar, que debemos tener confianza en nosotros mismos, que todos los obreros unidos somos una fuerza tremenda que hace temblar a los ricos y sus gobiernos" (Gasteiz).

Del libro de "Ruedo Ibérico", del tercer trimestre de 1.976, titulado: GASTEIZ VITORIA, "DE LA HUELGA A LA MATANZA".

Los cronistas oficiales de "La Transición" no han tenido ningún rubor en volver a mentir acerca de diversos acontecimientos. Pero si hubiese que destacar un proceso sobre el que se han derramado distorsiones, se han ocultado los hechos y se ha negado la voz a sus protagonistas, estaríamos hablando de Marzo de 1.976 en Vitoria.

Antecedentes.

A principios de 1975 se formó la Coordinadora Obrera de Vitoria, compuesta por representantes de los comités o comisiones de fábrica, donde hay elementos de los diferentes grupos políticos en la clandestinidad y gente independiente. Con reuniones semanales o quincenales se transmiten información y preparan plataformas reivindicativas: Aumento salarial de 5.000 o 6.000 pesetas, la jornada laboral de 40 o 42 horas, mejoras sociales.

Casi todas las revisiones salariales de la mayoría de las fábricas coincidían a principios de 1976.

Durante dos meses, antes de fin de año, las comisiones o comités de fábrica, hicieron miniasambleas con la gente más combativa de cada fábrica, se tiraron hojas que intentaban hacer tomar conciencia a la clase obrera, y pidiendo a los jurados o enlaces (trabajadores integrados en el sindicato vertical franquista) que se pusieran al frente de la plataforma o dimitieran.